¿Qué significan las etiquetas de los alimentos?

¿Qué significan las etiquetas de los alimentos?

Al ir a hacer la compra al supermercado podrás encontrar infinidad de términos diferentes en las etiquetas de sus productos. Muchos de ellos son simplemente estrategias comerciales, pero aun así todas esas etiquetas están reguladas por la Agencia española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición. Por lo que aunque es complicado entender en su totalidad qué significan esos términos exactamente y cuáles son las diferencias entre ellos podemos ver qué implican los términos más utilizados.

etiquetas más utilizadas

Light: en este tipo de productos se debe especificar en qué característica son light: azúcar, grasas, etc. Una vez detallado, para poder ser considerado light no pueden llevar más 5g de azúcares por cada 100g o 2,5 por cada 100ml.

Natural: para que un producto pueda considerarse natural no se les puede haber añadido ningún componente de manera industrial.

Ecológico, bio u orgánico: son productos producidos sin fertilizantes, pesticidas, antibióticos y hormonas. Además, en el caso de ser productos procesados, al menos el 95% de sus ingredientes agrarios deberán ser de origen ecológico para poder llevar ese sello.

Tradicional: este sello no hace referencia al origen del producto, sino que a si dicho producto ha sido producido siguiendo la práctica o receta tradicional aplicable a ese alimento y si se han utilizado materias primas o ingredientes tradicionalmente utilizados para ese alimento.

azúcar

Bajo contenido en azúcares: el producto no puede contener más de 5g de azúcares por cada 100g en productos sólidos o 2,5g de azúcar por cada 100ml en productos líquidos. En este caso, azúcares se refiere a cualquier tipo de azúcar o edulcorante.

Sin azúcares añadidos: para que un producto pueda llevar este etiquetado, no se le puede haber añadido ningún tipo de edulcorante, además si dicho producto tiene azúcares naturalmente presentes en el alimento debe indicarlo.

Sin azúcar: el producto no puede contener más de 0,5g de azúcares por cada 100g o 100ml. En este caso, se incluyen tanto azúcares añadidos como azúcares naturalmente presentes.

grasas

Bajo en grasas saturadas: en este caso, la suma de ácidos grasos saturados y de ácidos grasos trans no puede ser superior a 1,5g por cada 100g o a 0,75g por cada 100ml. En cualquier caso, la suma de ácidos grasos trans y saturados no puede superar el 10% del valor energético del producto.

Sin grasas saturadas: la suma de grasas saturadas y de ácidos grasos trans debe ser inferior a 0,1g por cada 100g o 100ml.

Bajo en grasas: no puede contener más de 3g de grasa por cada 100g, en el caso de los sólidos o 1,5g de grasa por cada 100ml si se trata de líquidos. En el caso de la leche semidesnatada, puede llevar hasta 1,8g de grasa por 100ml, pero es una excepción.

Sin grasa: para que se pueda indicar que un producto no tiene grasa, no puede llevar más de 0,5g de grasas por cada 100g o 100ml.

sal

Sin sal añadida: al producto no se le puede haber añadido sodio o sal. Además, no puede contener más de 0,12g de sodio, o su valor equivalente en sal, por cada 100g o 100ml.

Bajo y muy bajo contenido en sal: no puede contener más de 0,12g de sodio -o su equivalente en sal – por cada 100g o 100ml. Para ser considerado muy bajo en sal, esa cantidad no puede superar los 0,04g de sodio.

Sin sal: en este caso, no puede contener más de 0,005g de sodio por 100g.

fibras y proteínas

Fuente de fibra: debe contener como mínimo 3g de fibra por cada 100g o 1,5g de fibra por cada 100kcal.

Fuente de proteína: las proteínas deben aportar, como mínimo el 12% del valor energético para poder considerarse fuente de proteína.



Top